lunes

“porque soy un hombre de negocios, y no me gusta dar cuentas de lo que hago”.

No hay duda de que la visión empresarial es el tumor contemporáneo, una peste pegada a la avaricia natural del hombre que la multiplica y justifica.





http://impreso.milenio.com/node/8944843