miércoles

Breves apuntes sobre la juventud actual

¿Yo qué puedo saber si soy joven? Mi opinión está condicionada por mi escasa existencia en esta tierra. Es evidente que las personas adultas están en uso de plenas facultades para ejercer, pensar y opinar. Si no ¿porqué insistir en el largo proceso que conlleva transformarse en un agente activo del orden mundial? Ser maduro no sólo garantiza que ejerceré mi criterio sobre los sucesos que se presenten sino que mi opinión y forma de hacer las cosas es la correcta.Pero aún soy joven, tonto y lleno de errores por cometer. Por eso,ante la imposibilidad de ejercer cualquier opinión y siendo coherente con la educación que me dieron, no me meteré en pláticas de grandes, mejor le cedo la palabra:

"La juventud en México está muy confundida. Lo digo yo que soy un adulto, hecho derecho. Lo digo yo que he luchado por la tan apreciada independencia económica. Así es, con mis esfuerzos diarios soy aquél que sostiene, pagando puntualmente impuestos, la infraestructura que desperdicia a diario la juventud. Tantas escuelas, tantos espacios culturales, deportivos y recreativos cuyas actividades están al alcance de la mano de cualquiera completamente abandonados. ¿Qué no tienen tiempo? Paparruchas, tienen la juventud : !Oh preciada prenda de la humanidad, oh joya de efímero brillo¡ ¿Qué no tienen recursos? Pamplinas. Ahí están los recursos, los pongo yo con mi trabajo. Ellos prefieren ir a las discos, drogarse, tener sexo irresponsablemente sin prtotección ni emociones o cometer cualquier otra estupidez con tal de no ponerse a estudiar.Que si son gays, que si las decisiones sobre su cuerpo, ¡tonterías!

Una llave de agua abierta. Eso parecen desperdiciando la educación que les damos: maestros ejemplares, bien preparados que entre clase y clase se dan el lujo, así de buenos son, de instruirlos y darles dirección mediante el ejemplo: anécdotas matrimoniales, correrías de juventud, inclinaciones políticas o teorías sobre la realidad y la existencia. ¿Y los planes de estudio? Mejor elaborados no se puede; precisos, contundentes pero sobre todo prácticos y realistas. Acordes siempre a las necesidades laborales en turno.* En cambio nos devuelven moneda falsa. No todos llegan a la Universidad (poner símbolo de marca registrada) con lo fácil que es pasar los embudos de selección; hacerse de la opción de movilidad social favorita de todos los niños: el título universitario. Da lástima ver lo vacío de las aulas en todas las universidades del país, caray.

La responsabilidad de los padres es, como lo ha sido siempre, jalarlos al buen y único camino de las conciencias pulcras (el que nos acomode). En cambio ellos, como fue y será, sólo se dedican a ver cómo nos dan la contraria. Su rebeldía ingenua, su "música" estruendosa, su vestimenta ridícula, sus falsas creencias e ideologías, en fin, todo lo que pretenden ser o representar. Siempre en la periferia de La Cultura.

Un hombre muy sabio alguna vez dijo que procrear es de cierto modo una buena inversión. Puedes formar y deformar a gusto, capricho, omisión o pretexto el futuro de quien terminará devolviéndote el favor en la vejez. Ciertamente es una buena inversión si consideramos la situación de las afores.

Luego, si no desean estudiar deben aprender a mantenerse. Buscar trabajo es sencillo, encontrarlo aún más. Sorprende la celeridad con que uno puede hacerse de cualquier actividad remunerable en este país. En cada esquina, en postes y teléfonos, las oportunidades puestas a disposición de quien se atreva: "¿Quiere ganar 1,000,000 a la semana haciendo practicamente nada? Se solicitan 20 capturistas, 30 secretarias, 40 jostes , 50 cargabultos, 60 choferes, 70 plomeros, 80 albañiles, 100 estilistas y 200 mecánicos. Comunicarse con la Srta. Ficticia Nelson " A veces, antes de dormir, me da miedo pensar cuántas plazas para todos los campos se generan a diario. ¿Qué aquellos dichosos "ninis" no pueden aprender de sus conciudadanos juveniles que abarrotan mostradores y cajas? Benditas sean pues las empresas, (como Pepe y Toño) semilleras de utilidades, pioneras del bienestar social, avalancha de prestaciones y hamburgesas. Y deberían ponerse a trabajar lo más pronto que puedan, salir de las carreras rápido, seguir por la eterna escalera de la vida.

Lo peor no es eso, el panorama se ensombrece. Algunos ante la supuesta falta de oportunidades o alguna actividad incluyente, productiva, alternativa. Perdonen el léxico, señoritas sus abanicos, caballeros a tensar la mandíbula: alternativa. ¿Desde cuándo creen que ellos tienen la inteligencia o la cultura para "generar sus propias actividades"? ¡Por favor! ¿Ellos? Los mismos que crecieron junto a los celulares, los del ojo pegado a la pantalla, los de las redes sociales y el ocio especializado ¿En serio? ¿Qué necesidad señores? ¿No los alimentamos? ¿No los educamos? ¿No los cuidamos? ¿Buscan emociones fuertes, alternativas de vida o quieren aprender? Los puestos de reclutamiento no me dejarán mentir, tienen opciones: mercachife de sustancias ilegales, milico desechable y leal, explorador itinerante de los desiertos chicanos, comerciante de productos equivalentes de marca no registrada, oficinista genérico intecambiable, objeto de estimulación erótico-visual para eventos privados y un gran etcétera. Ellos buscan sentido de pertenencia, sobran los grupos que se lo pueden dar. La cuestión consiste en ver de que lado quieren estar, el nuestro o el suyo, por supuesto la cuestión aquí es el querer. ¿No? Después de todo es pobre el que quiere.

Que todos fuimos jóvenes, claro. Pero en mis tiempos no estaba tan mezclado todo, cada cuál sabía su lugar, su origen y destino. Algunos se atrevieron a soñar pero como todo rasgo de la juventud se evaporó: la edad, la familia, el trabajo y luego de sueños ni hablar. Pero así es la vida: responsabilidad. Subir por la larga escalera del progreso, peldaño a peldaño, hacia arriba y al frente con la cabeza en alto. Producir, reproducirse, morir."

Temo por la juventud. Porque a diferencia de ustedes no tenemos dirección, porque cada vez hay menos valores o adoptamos nuevos sin renunciar a los otros, porque todo es a cada paso más confuso o turbio o inútil, porque nos heredaron un mundo cada vez más enrarecido y cruel, porque los jodidos de hoy son los muertos del mañana, porque hoy estudiamos y mañana quién sabe, porque después de todo, tal vez, no nos equivocamos al decir: sin futuro.


* Al respecto véase los planes realizados por la SEP ( Sectaria de educación púnica) para implementar materias como : Procesos manuales para la fabricación de baratijas (módulos I y II), Técnicas de dilatación rectal ( Siete módulos), Administración de recursos paupérrimos (10 módulos).

2 comentarios:

  1. Es lo que yo llamo jojo, joven jodido.

    ResponderEliminar
  2. Este artículo debería ser publicado en una revista o algo...

    ResponderEliminar