jueves

Oigamos México


Es común encontrar a lo largo de nuestra vida personas cuyos gustos musicales nos resultan sospechosos. Ni de intrigas ni de crímenes, simplemente sospechosos. Apenas recitan un breviario de los grupos o géneros que les laten salta a la mente un: ay, ay, ay ¿te cae?

Que el gusto se rompe en géneros no lo niego pero me resultan ridículas las posturas más comunes:

Postura común número 1:

"Oigo de todo, te bailo la que me pongas. Puedo oírte desde Britni hasta lo que quieras.Cumbias, salsa, merengue, rock, lo que sea."

Generalmente esto significa que el espécimen en cuestión no tiene una puta idea de nada, que oye alguna estación chaqueta de "siempre hits" o de "música continua" en la que han puesto, pusieron y pondrán las mismas tarugadas "clásicas", un buen repertorio de Luismi, a quién me refreiré a partir de aquí como Solecito, y muchos jids del momento.

Postura común número 2:

"Me gusta el rock clásico, algunos grupos de ahora y me caga el pop, no bailo en las fiestas (o sí) pero esa música es nada más de desmadre."

Casados con una idea estandarizada de lo que debe, repito: debe, ser la música, éstas personas suelen ser fan de los bicles, letsepelin y grupos principalmente británico-estadounidenses de la época 50-70'as a quienes consideran seres mitológicos a partir del bombardeo mediático de lo que llamo "la biblia del buen rockero" (o cómo oír la misma música que tus padres sin lucir ridículo) porque claro, el rock es fundamentalmente drogas, sexo y lo otro que no me acuerdo. Algunos de ellos podrá decir que oyen de "todo", oír a Bob Marley no es que te guste el reggae, ni oir a los Sex pistols o a The Ramones te convierte en el último eslabón del pank-rock. Cuando hablan de uno que otro grupo nuevo generalmente se refieren a Radiohead o a Muse.

Postura común número 3:

"Me gusta el [indi] [alternativo]." Escoga alguna de las dos. Comúnmente radioescuchas de estaciones de corte "juvenil" y "alternativo" se consideran a si mismos lo último de lo último, fanáticos asiduos de la explosión de grupos "The" del 2000 al 2006, no han dudado ni una sola vez en seguir esa larga carrera de nuevos grupos, nuevos discos que comienzan siendo la promesa de la nueva etapa del rock para caer luego (, luego) en lo que se conoce, se le maneja, vendría siendo "el tercer disco donde suenan igual o peor y ya ni los ponen en la radio" Eso sí, son muy rebeldes y provocativos porque "no oyen lo que la mayoría de las personas oye" ni visten como "la mayoría", ni hacen ni piensan como ídem.


De estas tres se podrían desglosar muchísimas variantes y existen otras posturas diversas, en mi opinión estas son las que más abundan entre los jóvenes de hoy en día. Por casualidad y pese a la aparente diversidad que existen entre ellas tienen un rasgo en común, ni de chiste oyen música en español, para la primera esto aplica como "ni de chiste oyen música en español que no pase en la radio (TELERISA&Co.)" Porque claro, la música en español no existe, es de nopales mal acicalados o poperos de tuétano enmielado, es de trovadorsitos rojillos y malos imitadores de los clásicos, ¿no? Pues naranjas dulces papanatas, unos en su supuesta "revolution rebel rock forever" ayudan a alimentar a los tataratataranietos del cuarteto de Liberpul oyendo música, buena o mala, da igual; descontextualizada, más asimilada dentro del "sistema" que la palabra chingar en el imaginario colectivo mexicano. Ahí estaban al pie del cañon varios mexican grupos pero ni quien les haga caso pues ese estigma imitativo se quedo desde el comienzo del rock en México.
Luego otros que ¿para qué? si ni son buenos y siempre son la misma gata pero revolcada, ni innovan ni tienen nada. Además el español es una lengua que no se presta al rock (¿ni a ningún otro género?) Ajá.

Por esta clase de pensamientos ilustremente pendejos a continuación una selección de aquellos grupos, aquellas canciones mexicanas que por su calidad y contenido son considerados clásicos por los nacos que sí oímos lo que produce el gremio nacional, sin ánimos chauvinistas ni de propaganda sino con el afán del sano ejercicio de consumir cultura pensada y producida desde aquí, nuestra realidad y no desde el no-lugar anglosajón gritado a los cuatro vientos como LA VERDAD.

Enigüeygüey, a continuación los primeros tres de está linda selección.

¡Oíganlas, no vaya a ser que les gusten!


Jaime López

Señorazo del rockandroll, la trova y otras monerías, arrancó carrera junto a Roberto González y Emilia Almazán. Los tres perfectos desconocidos, los tres perfectos rebeldes desilusionados de una revolución que sólo amenazó con comenzar. Después de muchos discazos es reconocido únicamente por los propios rockeros nacionales (quienes no han dudado en chacalear uno que otro de sus temas). A continuación una bonita rola de este maistro, con esta concurso para el OTI y quedó en ultimo lugar ;)





El personal

El primer grupo de reggae en latinoamérica (según algunos) consistía nada más y nada menos que en un conjunto de diseñadores visuales con mucho tiempo libre y talento musical. Lejanos a las temáticas recurrentes del rasta-power-babylon-jah este irreverente grupo tapatío prefería ponerle un poco de humor al legado Marley, los conocen, por supuesto, en sus casas:





Los Amantes de Lola

Y para que no se me pongan tan alegres cierro con esta canción de uno de los "rock en tu idioma" más subvalorados, tal vez los conozcan por rolas como "mamá" o "beber de tu sangre", ganaron un concurso por aí de los ochentas, luego algunos discos y de ahí el diagnóstico más común para la música mexicana: el olvido.




Espero hayan disfrutado las rolitas, si no ya habrá más para todos los gustos. Sin más me despido por ésta ocasión.

5 comentarios:

  1. No sé a cuál de tus categorías pertenezca, pero no creo que los gustos musicales se puedan intelectualizar. Es verdad que la música está hecha de matemáticas, pero, ante todo, es algo que estimula nuestro ser más primario. Puedes juzgarla, decir: "oh, sí, la armonía es maravillosa y me encanta la limpieza con que toca el guitarrista" (mientras te acaricias la barbilla), pero una cosa es analizar la música; y otra, vivirla. La música evoca, te ubica en el tiempo presente, es lo más cercano a lo sublime... Tal vez una canción de Creedence te ponga la carne de gallina, o tal vez una del TRI. ¿A quién le importa?

    Concuerdo en que el fantochismo está cabrón y en que estaría chido que nos tomáramos el tiempo para escuchar a bandas en nuestro idioma.Pero los gustos en la música son como los gustos en la comida. No pueden forzarse.

    ResponderEliminar
  2. No. O sea sí. Pero finalmente no. O sea, siempre no. ¿Qué más da? No juzgues a las personas tan duramente. ¿O acaso no miras la lagartija debajo de tu cama? Cada quién tiene derecho a equivocarse como mejor le parezca. O si quieres júzgalas, sí, al final es lo mismo. Ja.
    Pero la cosa es que, qué más da.
    El asunto es que haya música en el mundo.
    Que ya es decir bastante.
    ¿O te da miedo?

    En lo que sí coincido —y no me refiero a ti aunque quizás me refiero a ti— es en eso de: que se muera el rock, que viva el mambo.

    El asunto es la expresión, la intensidad, la intención, la manera detonante de ser de algunas canciones. Tomemos la ocarina y orinemos.

    ¿Me compras un teponaxtle?

    No sé dónde los venden. Igual y en la Merced, ¿no?

    Tortas de pulpo y todo lo demás.

    Pero eso sí, por favor no sean cabrones: No me confundan con los pinches trovadores.

    Atte. El comandante en jefe del ejército liberador del sur, Manu Chao, ballena del atrevimiento. O el baboso que toca siempre la misma canción —para que todos quepan.

    Que todos quepan en la torta de pulpo.
    Au revoir.

    ResponderEliminar
  3. ¡Ah! Jajaja, nosotros somos los marraaanos, nos divertimos como enanooos, nosotros somos los cochinoooos, nos divertimos cooomo chinos. Te voy a molestar con esa rola ahora, muajaja.

    (Plac, amé el comentario de Samuel. Otro pedo.)

    ResponderEliminar
  4. En eso sí: la reseña no pierde para nada. Está bien chida la del Jaime López. Habría que perder más seguido el OTI. ¿Quién dijo yo? Je, pff.

    ResponderEliminar
  5. No se alarmen mushashos, la idea completa de este asunto aún no se termina de exponer Es la primera parte apenas denme chance.

    ResponderEliminar