jueves

Oigamos México


Es común encontrar a lo largo de nuestra vida personas cuyos gustos musicales nos resultan sospechosos. Ni de intrigas ni de crímenes, simplemente sospechosos. Apenas recitan un breviario de los grupos o géneros que les laten salta a la mente un: ay, ay, ay ¿te cae?

Que el gusto se rompe en géneros no lo niego pero me resultan ridículas las posturas más comunes:

Postura común número 1:

"Oigo de todo, te bailo la que me pongas. Puedo oírte desde Britni hasta lo que quieras.Cumbias, salsa, merengue, rock, lo que sea."

Generalmente esto significa que el espécimen en cuestión no tiene una puta idea de nada, que oye alguna estación chaqueta de "siempre hits" o de "música continua" en la que han puesto, pusieron y pondrán las mismas tarugadas "clásicas", un buen repertorio de Luismi, a quién me refreiré a partir de aquí como Solecito, y muchos jids del momento.

Postura común número 2:

"Me gusta el rock clásico, algunos grupos de ahora y me caga el pop, no bailo en las fiestas (o sí) pero esa música es nada más de desmadre."

Casados con una idea estandarizada de lo que debe, repito: debe, ser la música, éstas personas suelen ser fan de los bicles, letsepelin y grupos principalmente británico-estadounidenses de la época 50-70'as a quienes consideran seres mitológicos a partir del bombardeo mediático de lo que llamo "la biblia del buen rockero" (o cómo oír la misma música que tus padres sin lucir ridículo) porque claro, el rock es fundamentalmente drogas, sexo y lo otro que no me acuerdo. Algunos de ellos podrá decir que oyen de "todo", oír a Bob Marley no es que te guste el reggae, ni oir a los Sex pistols o a The Ramones te convierte en el último eslabón del pank-rock. Cuando hablan de uno que otro grupo nuevo generalmente se refieren a Radiohead o a Muse.

Postura común número 3:

"Me gusta el [indi] [alternativo]." Escoga alguna de las dos. Comúnmente radioescuchas de estaciones de corte "juvenil" y "alternativo" se consideran a si mismos lo último de lo último, fanáticos asiduos de la explosión de grupos "The" del 2000 al 2006, no han dudado ni una sola vez en seguir esa larga carrera de nuevos grupos, nuevos discos que comienzan siendo la promesa de la nueva etapa del rock para caer luego (, luego) en lo que se conoce, se le maneja, vendría siendo "el tercer disco donde suenan igual o peor y ya ni los ponen en la radio" Eso sí, son muy rebeldes y provocativos porque "no oyen lo que la mayoría de las personas oye" ni visten como "la mayoría", ni hacen ni piensan como ídem.


De estas tres se podrían desglosar muchísimas variantes y existen otras posturas diversas, en mi opinión estas son las que más abundan entre los jóvenes de hoy en día. Por casualidad y pese a la aparente diversidad que existen entre ellas tienen un rasgo en común, ni de chiste oyen música en español, para la primera esto aplica como "ni de chiste oyen música en español que no pase en la radio (TELERISA&Co.)" Porque claro, la música en español no existe, es de nopales mal acicalados o poperos de tuétano enmielado, es de trovadorsitos rojillos y malos imitadores de los clásicos, ¿no? Pues naranjas dulces papanatas, unos en su supuesta "revolution rebel rock forever" ayudan a alimentar a los tataratataranietos del cuarteto de Liberpul oyendo música, buena o mala, da igual; descontextualizada, más asimilada dentro del "sistema" que la palabra chingar en el imaginario colectivo mexicano. Ahí estaban al pie del cañon varios mexican grupos pero ni quien les haga caso pues ese estigma imitativo se quedo desde el comienzo del rock en México.
Luego otros que ¿para qué? si ni son buenos y siempre son la misma gata pero revolcada, ni innovan ni tienen nada. Además el español es una lengua que no se presta al rock (¿ni a ningún otro género?) Ajá.

Por esta clase de pensamientos ilustremente pendejos a continuación una selección de aquellos grupos, aquellas canciones mexicanas que por su calidad y contenido son considerados clásicos por los nacos que sí oímos lo que produce el gremio nacional, sin ánimos chauvinistas ni de propaganda sino con el afán del sano ejercicio de consumir cultura pensada y producida desde aquí, nuestra realidad y no desde el no-lugar anglosajón gritado a los cuatro vientos como LA VERDAD.

Enigüeygüey, a continuación los primeros tres de está linda selección.

¡Oíganlas, no vaya a ser que les gusten!


Jaime López

Señorazo del rockandroll, la trova y otras monerías, arrancó carrera junto a Roberto González y Emilia Almazán. Los tres perfectos desconocidos, los tres perfectos rebeldes desilusionados de una revolución que sólo amenazó con comenzar. Después de muchos discazos es reconocido únicamente por los propios rockeros nacionales (quienes no han dudado en chacalear uno que otro de sus temas). A continuación una bonita rola de este maistro, con esta concurso para el OTI y quedó en ultimo lugar ;)





El personal

El primer grupo de reggae en latinoamérica (según algunos) consistía nada más y nada menos que en un conjunto de diseñadores visuales con mucho tiempo libre y talento musical. Lejanos a las temáticas recurrentes del rasta-power-babylon-jah este irreverente grupo tapatío prefería ponerle un poco de humor al legado Marley, los conocen, por supuesto, en sus casas:





Los Amantes de Lola

Y para que no se me pongan tan alegres cierro con esta canción de uno de los "rock en tu idioma" más subvalorados, tal vez los conozcan por rolas como "mamá" o "beber de tu sangre", ganaron un concurso por aí de los ochentas, luego algunos discos y de ahí el diagnóstico más común para la música mexicana: el olvido.




Espero hayan disfrutado las rolitas, si no ya habrá más para todos los gustos. Sin más me despido por ésta ocasión.

viernes

Buenas maneras, mejores orgasmos: Al final

Hasta ahora ¿qué diantres hemos aprendido?, podríamos decir que un par de buenos modales o, tal vez, un par de trucos nuevos. Quizá se han puesto sobre la mesa algunos aspectos de las prácticas sexuales más veladas o reprimidas, las más escandalosas y llamativas. Pero seguro que no aprendimos nada, después de todo, nada había que enseñar.

Es claro que las personas se han desecho de toda clase de consideraciones exageradas hacia el otro, más si estas se fundamentan en el prestigio social y una elevada autoestima antropocéntrica. De la misma forma me queda claro que las personas viven su sexualidad de manera sana y creativa, sin temor a sus cuerpos o a los de otros, sin prejuicios y siendo honestos consigo mismos.....aunque, pensándolo bien, creo que es tristemente lo contrario.

Angel Smith se despide con la siguiente reflexión:

"Cualquier acto erótico realizado con intimidad y con amor, tiene su dignidad propia."

Es claro que ciertas configuraciones culturales que arrastramos, prejuicios al por mayor, campañas que logran el miedo y no la conciencia aunadas a una pésima si no es que inexistente educación sexual nos han conducido al desconocimiento total de nuestras capacidades eróticas, por otro lado, la exacerbación plástica y superflua de estás mismas nos han conducido a la pornografización de nuestra sexualidad. Una versión plástica y ligth dentro de su supuesta rudeza, pero ese es otro cuento.

Si bien no siempre me enuentro de acuerdo con Carreño hay algunas reglas que no me parecen totalmente erróneas pues buscan evitar conflictos innecesarios. Aún así, sigo pensando que su manual de buenas maneras es una hipertrofia de los pactos que originaron las sociedades. Es claro que nadie podría valerse solo frente al mundo, que el hombre necesita de los otros y que su convivencia con esos otros requiere de cierta regulación que le permita una interacción sana pero una cosa es comer con las manos, otra con cubiertos y otra con cubiertos especiales para esa precisa comida en ese preciso momento del día en esa precisa época del año.

Él se despide con esta:

"Es extraordinariamente incivil el situarse por detrás de una persona que está leyendo, con el objeto de fijar la vista en el mismo libro ó papel en que ella lee."

Sin alegatos.

Espero las anteriores entradas hayan sido agradables, entretenidas, dignas de crítica y corrección, perjudiciales, emocionantes, aburridas o algo para quien sea que las haya leído. En verdad comienzo a pensar que no tengo lectores en absoluto, de tenerlos, me preocupa su evidente mutismo.

Enigüey-güey, cuando se enfrente a un flirteo, cuando se halle a solas con su pareja, cuando tenga esa hambre sexual, sea sincero consigo mismo, asegúrese de platicarlo larga y tendidamente, comuníquese verbal, corporal y lingüísticamente. Antes de decidir quitar o no aquél abrigo, desabrochar esos botones, bajar ese cierre; antes de desplegar una escalera de besos por el cuello, de mantener sus manos torpemente inmóviles, de acariciar esa espalda; Antes del guácala, del fuchi o del que asco; Antes de los multiples "y si...", antes de todo aquello, tome sus precauciones, conózcase sin miedo y sobre todo, hágase la pregunta ¿Buenas maneras o mejores orgasmos?

jueves

Buenas maneras, mejores orgasmos: El autor se deschaveta o la fantástica aventura de un frito errabundo


Prólogo


"La dignidad y el decoro exigen de nosotros que procuremos no llamar la atención de nadie antes ni después de entregarnos à aquellos actos que, por más naturales é indispensables que sean, tienen ó pueden tener en sí algo de repugnante."


Capítulo I


Comienza la fiesta, los invitados pasan y toman asiento en el rincón más acogedor que encuentran. Durante algún rato más vienen y van, llegan y se instalan, compran algunas chelas o pomos y la música comienza.

(suena Train in vain- The clash)

Algún amigo ebrio probablemente rompa aquella porcelana tan linda que compró la abuelita en la mercería que ya cerraron hace veinte años, la que representa a una tierna niña sentada a la orilla de un arroyo con una caña de pescar junta a una anormal rana de ojos saltones, la que ya se cae hacia el charco de inmundicia fiestera: cerveza, mugre y sudor de alcohólico.

Ahora sí, la fiesta ha empezado.


Capítulo II


La fila del baño crece a cada trago. La señorita que recién entró tuvo que desempeñar un papel un tanto inconveniente pero totalmente necesario. Alguien vomitó en el lavabo, alguien rompió la cortina, alguien se robó la pasta de dientes, el jabón está lleno de pelos pero nadie se ha bañado.

Afuera los invitados ansiosos por mover el bote disponen algunas canciones para ello (suena Love shack - The b-52's), ante este tipo de situaciones Carreño recomienda al anfitrión:

"Cuando se invita para un baile, debe tenerse un cuidado especialísimo de que, entre las personas que estén en capacidad de bailar, no haya de encontrarse un mayor número de señoras que de caballeros. Y como puede suceder que las excusas, ó cualesquiera otros accidentes que no puedan preverse, vengan á producir este resultado, deberá invitarse siempre mayor número de caballeros que de señoras."

El amigo Carreño, cual profeta en hongos, dibuja en las arenas de lo eterno la proyección de las acciones futuras. Desde su habitación en el claustro logra vaticinar aquella fiesta de cumpleaños de Juan X. Atónito por el estilo dancístico de la juventud de días futuros decide retirarse a dormir. No lo entiende, esa desproporción funesta entre mujeres y hombres, aquella reunión tan llena de vicios pero sobre todo una fiesta sin mesa ni banquetes, ni manteles, ni modales.


Capítulo III


La banda está borracha. Algunos fueron a que Martín les pagara; otros, yacen tendidos sobre el campo de batalla junto a los envases, ya sin balas, ya sin conocimiento. Las pocas féminas que se mantienen en pie son asediadas por desesperados enjambres de hombres-topo que tratan de alcanzar galardón subiendo por las columnas marmóreas de sus piernas.

Uno de tantos fritos ve a lo lejos la escena. Se imagina a un grupo de monos tratando de alcanzar la última fruta de aquél árbol, la de hasta arriba, la inalcanzable. De pronto sus ojos parecen engañarle. Salidas de la nada, un grupo de ninfas recorre los valles etílicos con los senos descubiertos en busca de amor. Escogen a sus respectivas parejas y ahí mismo, a la vista del mundo, comienza la orgía más cerda y desenfrenada que la mente perturbada de cualquier puber haya podido imaginar jamás.

El lubricante corre por litros y las penetraciones no se hacen esperar. Dado el entusiasmo changuíl la acción dura al rededor de quince minutos. Jadeos y espumaredas, cigarros postcoitales.

(Suena Only they know they're robots- Mr. Bungle, aparece un hombre en armadura medieval se acerca a uno de los hombres desnudos y lo golpea con un pollo de goma)


Capítulo IV


El frito vuelve en sí después de la alucinación tremebunda. Lo sabía desde el principio, una escena así no podía ser sino el resultado de altas dosis de cócteles psicotrópicos. Intenta levantarse inútilmente. Su cabeza descansa sobre las mochilas de los compañeros que lo ven desde un rincón. Todos parecen entretenidos. Nuestro frito amigo ha inaugurado un circo en sus pantalones desde hace algunas horas, los demás se limitaron a escuchar sus aullidos, gemidos e imprecaciones.

Se termina la fiesta. El frito logra escapar por un momento de las burlas y aprovecha para huir a casa. Es un domingo en la mañana y el mundo está parado. Toma asiento a la mitad del vagón vacío. Sólo por descansar los ojos recorre una y otra vez la línea de terminal a terminal dos veces. Al despertar encuentra una hoja de papel doblada, no hay título ni autor. En ella se lee:

"Vale la pena decir, para todas aquellas como usted que aún sienten reservas en cuanto a ayudar a los esposos o amantes y compartir sus impúdicos y lascivos ensueños, que no hay hombre cuya personalidad sexual (lo admita o no) no tenga caprichos poco comunes. En toda la historia, hombres cuyo récord de servicios públicos e integridad social han estado fuera de cuestión, tuvieron gustos eróticos privados que harían verse al Márques de Sade como un Tom Sawyer. El tener deseos sexuales fuera de lo común no es un baldón de debilidad o corrupción mayor que el tener gustos poco comunes en alimentos, vinos, música o pasatiempos. Es tiempo de que dejemos de pensar en el sexo como un 'instinto bajo' y empecemos a cultivarlo como una de las cosas realmente excitantes y satisfactorias que dos personas puedan compartir. Si su hombre tiene una fantasía 'deviant' (desviada), ello demuestra simplemente que tiene una mente sexual propia y deberá usted alegrarse. La alternativa es hacer el amor en la misma posición en que lo hizo anoche, durante cuarenta años, y a ver que pasa."

El frito rasca su cabeza pues al igual que usted estimado lector no entendió nada.


Epílogo


"A la hora señalada para la reunión, los doloridos que han de acompañar al féretro se situarán en la pieza donde éste se encuentre, y allí permanecerán hasta el momento de la salida.



sábado

Amigo conductor….

Siéntase orgulloso de ser uno más de los satisfechos dueños de algún medio de transporte privado, ya sea camioneta, bocho o mustang, las flamantes cuatro llantas de su intrépido bólido lo llevarán a cualquier lugar al que necesite llegar dentro y fuera de esta populosa megalópolis.

Despreocúpese de aquellos horrendos bochornos subterráneos de la limosina naranja. ¿Para qué pasar malos ratos encerrado en un pesero en mitad del tráfico cuando puede disfrutar del confort y exclusividad de un buen vehículo, ¿tráfico? relájese, recline el asiento y endúicese los tímpanos con un poco de su música favorita o refresque el cogote con una bebida y ¿por qué no? dese tiempo de disfrutar esa novela que tanto ha postergado con el pasar de los años.

Piense en la suave brisa que acariciará su cabello mientras intenta alcanzar el fondo del acelerador, la adrenalina subiendo por su interior hasta producirle una orgásmica explosión en el cerebro. Imagine las innumerables ventajas que le traerá la posesión de tan prestigioso objeto: ¿Que Susanita ya se tiene que ir a casa y no hay quién la lleve? Un valeroso caballero no sabrá desaprovechar tan evidente ocasión de demostrar sus atributos motorísticos ante sus congéneres, Susanita le estará más que agradecida; Olvide aquellas noches de farra con la incertidumbre del regreso a casa, basta con un buen motor, ánimo, pericia y un paquete de mentas, por aquello del alcoholímetro, para poder disfrutar de los mejores antros, cantinas, bares y pubs de la ciudad sin temor a quedar varado a las tres de la mañana en cualquier cafecito 24 horas.

Preocuparse por dejar el carro en cualquier calle oscura o temible está más pasado de moda que los zapatos de plataforma y el fleco estilo "flans" pues, como usted sabe, hemos construido cientos de miles de estacionamientos a la salida de negocios y plazas perfectamente iluminados toda la noche, resguardados por hombres fuertes, feos y formales que no dudarán dar su vida por su valioso automóvil. En los bares puede encontrar a su franelero o valet parking de confianza que luchara a capa y espada contra aquellos impíos que osen acercarse. Por si fuera poco siempre tiene la opción de protegerlo con una buena alarma y un sistema de localización. No se apure por sus amortiguadores pues nuestras bien pavimentadas avenidas, calles, callejuelas y callejones le proporcionarán el más liviano y suave de los trayectos.

Recuerde, es preferente permanecer solo en la mayoría de sus recorridos, pues es de mal gusto ir acompañado, resta presencia y sutileza al vehículo. Si el peso de la soledad lo agobia, tomé su celular (sabemos que puede pagarlo, después de todo ¡tiene un auto!) y tenga una amena conversación con algún amigo, pariente o novia. (la de su preferencia, sabemos que tiene varias y que puede pagarlas, después de todo, ¡tiene un auto!) ¿Temor a chocar? Para nada. Nuestros automóviles son tan modernos que le evitan la torpe incomodidad de mantener ambas manos en el volante, además, confiamos en su habilidad y pericia, dignas de un corredor de fórmula uno.Le recomendamos tener cuidado con los peatones. Generalmente se les conoce por su vulgar y rudimentaria manera de conducirse. Como usted sabe no emplean gasolina, impidiendo un mayor crecimiento económico en sus países. Desafortunadamente está discapacidad motriz no ha sido erradicada en ningún lado. Los ya mentados transeúntes desgastan sus músculos de sentarse en primitivos pasos que a la larga terminan por deformar sus miembros, impidiéndoles mantener la sutileza del amortiguamiento lípido gluteal inherente a la condición humana. Como conductor puede lidiar lo menos posible con ellos acelerando en cada cruce[1] que vea sin importar el color del semáforo[2], ellos tratarán de impedírselo interponiendo su detestable presencia cosa que se soluciona con un ligero llegecito de lámina. Muchos en su intento por evolucionar terminan retrocediendo todavía más, nos referimos por supuesto a los ciclistas que en su intento por imitar la velocidad del carro no hacen más que ofender a la poderosa industria utilizando tecnología ya superada desde hace siglos. No se deje engañar, son peatones con rueditas, generalmente más estorbosos dado que en su afán imitativo invaden el espacio vital de nuestros vehículos.

En caso de tener un accidente, digamos un choque con algún camarada motorizado, llame a su compañía de seguros, la que seguramente le asegura estar seguro de no pagar un sólo peso por el siniestro. Cumpla con sus cuotas, uno nunca sabe lo que puede pasar. En este apartado no se cuentan los mal llamados atropellos pues es bien sabido que no hay consecuencia legal alguna ya que forma parte del programa gubernamental de depuración demográfica. Este programa exime a automovilistas desde hace varios años, pues se ha obligado a los fabricantes a utilizar materiales tan resistentes que el cinturón de seguridad resulta un lujo.

La limpieza de su auto nos preocupa, ya sea que usted o alguien a su mando lo limpie (idealmente dos modelos en bikini) asegúrese de no escatimar recursos para mantener al bodoque brillante. Elija siempre un chorro potente de manguera por encima de la inútil cubeta. Use el sentido común: más agua, más limpieza. Por nuestra parte contamos con una amplia gama de productos para el encerado, brillo y pulido.

Comparta la alegría de tener auto con su prójimo. Hágase notar con un fuerte y agudo tono para su bocina, será la envidia de la colonia. Administre y reparta amor a donde quiera que vaya con un ruidoso y oxidado mofle, con su suave run-run no sólo avisará que llega o se va, además, arrojará al entorno un dulce aroma a gasolina quemada con mucho aceite !mmmm¡

Aproveche la más mínima oportunidad para utilizar su carro, debe mantenerlo en constante operación para que no pierda velocidad y empuje. Arranque, frene, miente la madre, toqué el claxon y ha llegado a la tiendita, cargué gasolina y siga. Acelerador a fondo que el horizonte aún está lejos. Siga, acelere, esquive un alto o dos, no pare, derrápese, a fondo y hasta la cocina, súbale a la música, encienda las luces, una chela o dos, arranque, rápido, a la izquierda, por el camellón, por la banqueta, suba, casi un choqué, casi nada, siga y si alguien le dice algo sólo recuerde las palabras de aquél sabio hombre: "¿y qué? !no he chocado¡" Haga lo que haga no suelte el volante. Recuerde, usted es el mejor accesorio de su auto.


[1] Los cruces se distinguen del resto de la pista por ser perpendiculares a otra calle o avenida, tienen una sección con rayas, blancas o amarillas, y son parte importante del ambiente natural de la retrógrada especie de a pie.

[2] : El semáforo suele frenar nuestra larga carrera hacia el triunfo, la felicidad y la gloria. Dentro de lo posible tenga especial cuidado en ignorar sus inútiles restricciones.