sábado

Me infectaron como puerco.

Al regresar de un lindo viaje a Monterrey me encuentro con una ciudad sumergida en el miedo y la paranoia. Desfiles de cubrebocas y rumores. ¿Qué tan real es lo que está pasando?, ¿Se le está dando la importancia justa en los noticieros? Es decir el problemas no es tan alarmante y sólo debemos tomar precauciones o tomar precauciones por la desmesurada alarma ante el problema. Cualquiera que sea la respuesta ándese con cuidado estimado lector, no vaya a ser que en una esquina alguien le tosa a la cara a causa de un leve resfriado y usted corra despavorido a la mitad del tráfico, güachele que lo despanzurran¡¡¡